Final EuroLeague 1975: El Real Madrid no puede con la tiranía del Varese

Roberto Anidos
por Roberto Anidos publicado en 1975 Década 70 EuroLeague Real Madrid Varese

La competición da comienzo con 24 equipos, hubo dos rondas clasificatorias de las cuales quedaron exentos el REAL MADRID, VARESE, AS BASKET, ZADAR y CSKA MOSCU

En la ronda previa
El Alvik eliminó al Wisla
El Maes Pils eliminó al Hagen
El Maccabi eliminó al Panathinaikos
El Balkan eliminó al Partizani
El Transol eliminó al Ankara
El Praga eliminó al Al-Zamalek
El Wien eliminó al Reykjavik

Tras las dos rondas previas 12 equipos jugaron la liga regular. Encuadrados en dos grupos de seis equipos de los cuales al final los dos primeros de cada grupo pasarían directamente a las semifinales. El sistema de competición enfrentaba todos contra todos a partido de ida y vuelta y el ganador por puntos se apuntaba una victoria.

GRUPO A
VARESE (5-0)
ZADAR (4-1)
MAES PILS (3-2)
WIEN (2-3)
BALKAN (1-4)
PRAGA (0-5)

GRUPO B
REAL MADRID (4-0)
AS BASKET (2-2)
MACCABI (2-2)
TRANSOL (2-2)
ALVIK (0-4)
CSKA MOSCU (0-0)*

* El CSKA no jugó por asuntos políticos

Terminada la liga regular se jugaron las semifinales que enfrentaron en formato de ida y vuelta al REAL MADRID contra el ZADAR y el VARESE contra el AS BASKET francés.

SEMIFINALES
El REAL MADRID eliminó al ZADAR (109-82); (117-130)
El VARESE eliminó al AS BASKET (85-86); (98-79)

Este año se celebró la final en la ciudad holandesa de Antwerpen y pese a no poder contar con su estrella Dino Meneghin, que se fracturó la mano derecha una semana antes de la final, el Ignis se proclamó nuevamente campeón de Europa en un partido en el que el Real Madrid partía como claro favorito al título. Los italianos, sin cuajar una actuación extraordinaria, fueron netamente superiores a un Real Madrid desconocido, que empezó a perder el partido a través del desnivelado duelo Morse-Luyk.

Desde el pitido inicial, la fuerte defensa varesina —con un esquema elástico de zona 1-3-1 pergeñado por Sandro Gamba— supo maniatar la mejor arma madridista: el contraataque. Solamente Corbalán y Brabender ofrecían su nivel habitual de juego, ya que el resto de sus compañeros naufragaban sobre la pista, tanto en defensa como en ataque. De esta forma, el Ignis, con una férrea defensa, pacientes ataques y buena selección de tiro, no tenía mayores dificultades para controlar el partido y llegó a obtener una máxima ventaja de ocho puntos (28-20, min. 14). Pese a todo, bastaron cuatro minutos —desde que Sandro Gamba sentara a Yelverton con cuatro personales hasta el descanso— para que el Real Madrid remontara un adverso 29-25 y dejara el marcador en un favorable 35-38 al final de la primera mitad. Si jugando fatal los madridistas dominaban en el marcador, ¿qué no podría esperarse en la segunda parte en caso de mejorar su nivel?

Pero si la primera mitad del Real Madrid fue mala, la segunda fue aún peor, especialmente en sus primeros minutos, en los que los blancos fueron arrollados por un Ignis que supo jugar fuerte en defensa, a pesar de que esto le costara la eliminación de Yelverton en el minuto 26. La salida a pista de Cabrera en sustitución de Corbalán fue negativa para los blancos, ya que el base canario (el héroe de la final de 1974) no fue en esta ocasión el revulsivo de su equipo y se vio superado primero por Rusconi y luego por Ossola. Además, el sustituto de Yelverton, el joven Rizzi, embocó cinco canastas consecutivas desde fuera de la zona que terminaron por hundir a los blancos. Cuando Ferrándiz detuvo el juego para pedir un tiempo muerto, su equipo ya perdía por once puntos (62-51). El partido pintaba muy mal para el Real Madrid, sin capacidad para plantear soluciones al juego del Ignis por el escaso poder de reacción de sus jugadores y los malos porcentajes de tiro. El esquema atacante del conjunto italiano era tan simple como efectivo: mover pacientemente el juego hacia los vértices y laterales del campo madridista para encontrar cómodas posiciones de lanzamiento. Pese a que Ferrándiz intentó varias tácticas defensivas para frenar los ataques rivales, el Ignis apenas cometía errores a la hora de subir el balón y agotar sus posesiones. La desesperada presión final de los madridistas (con dos bases en pista para intentar robar balones) fue inútil ante un equipo italiano que supo administrar sabiamente su ventaja.

VARESE 79
*Ossola – 4p, 2br.
*Zanatta – 9p.
*Yelverton – 10p, 2r.
*Morse – 29p, 14r.
*Bisson – 14p, 15r.
Rusconi – 0p, 1r.
Rizzi – 13p, 1r.
Salvaneschi – 0p, 3r.

REAL MADRID 66
*Corbalán – 11p, 5r.
*Brabender – 21p, 6r.
*Sczcerbiak – 16p, 9r.
*Luyk – 4p, 5r.
*Rullán – 12p, 10r.
Cabrera – 2p, 1br.

Comentar